Cómo una superviviente al maltrato ayuda a otras mujeres a romper el silencio, empoderarse y ser felices
24 ene, 2022


Ana Bella Estévez Jiménez de los Galanes, fundadora y directora de la Fundación Ana Bella. Fuente: Fundación Ana Bella.

La Fundación Ana Bella para la Ayuda a Mujeres Maltratadas nació de la terrible experiencia vivida por su fundadora: Ana Bella fue maltratada 11 años por su marido y una noche usó su fuerza, su miedo y su valor para escapar con sus 4 hijos e hijas y denunciar. Consciente de que muchas mujeres podían estar en su misma situación, decidió salir en televisión con la cara descubierta y afirmar que hay una alternativa al maltrato: ser feliz. Ese día más de mil mujeres le pidieron ayuda. La primera mujer a la que ayudó se quedó en su casa, luego ella ayudó a otras y es así como en 2006 se creó la organización sin ánimo de lucro.

Actualmente, la Fundación es una Red de Mujeres Supervivientes capaces de transformar su sufrimiento en experiencia y empatía para ayudar a 42.000 mujeres maltratadas en España. La organización sin ánimo de lucro se financia básicamente con aportaciones voluntarias, por lo que las donaciones son esenciales para que la fundación pueda seguir aportando soluciones frente a la violencia de género. Estas donaciones tienen más relevancia si tenemos en cuenta que en España solo 1 de cada 5 mujeres maltratadas reciben ayuda.

Con el objetivo de alcanzar mayor visibilidad y recaudar más fondos para ayudar a mujeres en situación de maltrato, recientemente la Fundación se ha inscrito al programa “Give at Checkout” de PayPal, una nueva funcionalidad que ofrece al consumidor la opción de donar 1 euro en la página de proceso de pago mientras compra online con PayPal. La microdonación es una manera fácil y sin complicaciones para que los consumidores aporten su granito de arena y donen en un momento en el que ya están realizando una compra.

En esta entrevista, la fundadora de la Fundación Ana Bella nos cuenta un poco más sobre el trabajo de la organización y sobre la importancia de las donaciones voluntarias para llevar a cabo su misión. 

¿Puedes contarnos un poco más sobre cómo decidiste convertir tu experiencia negativa en un proyecto tan positivo?

Ana Bella: Fui maltratada durante 11 años por mi marido y nadie me ayudó, era invisible, nadie se dio cuenta de lo que me estaba pasando, ni siquiera yo misma. Veía en las noticias a mujeres asesinadas por sus parejas y me preguntaba “¿Por qué esta mujer no ha huido antes de que la matase?” Sin darme cuenta de que yo era una de ellas, mi marido solía decirme que me pegaba porque me quería y nunca me sentí una víctima de violencia de género. Sabiendo que en España más de dos millones de mujeres lo viven, decidí actuar. En 2006 se creó la Fundación Ana Bella, una Red de Mujeres Supervivientes que estamos demostrando que no somos el problema, sino que somos parte de la solución; porque estamos actuando en 82 países como agentes de cambio, detectando a las víctimas invisibles y ayudándolas para que rompan el silencio, se empoderen con un trabajo digno y tengan la oportunidad de volver a ser felices.

¿Qué aspiraciones tiene la Fundación Ana Bella?

AB: Nuestra aspiración a largo plazo es contar con medios suficientes, económicos, tecnológicos y organizativos, para poder llevar nuestra solución a los 194 países del mundo. Que en cada país haya una Red Ana Bella de Mujeres Supervivientes que detecte y apoye a las víctimas invisibles. Actualmente, contamos con unas 300 socias y socios en España, lo que nos posibilita ayudar a unas 1.200 mujeres al año. Nuestra aspiración en 2022 es ser 1.000 personas socias de la Fundación Ana Bella para poder ayudar a casi 4.000 mujeres cada año a romper el silencio y volver a ser felices.


Técnica de la Fundación Ana Bella impartiendo un taller. Fuente: Fundación Ana Bella.

¿Qué es lo que os anima a seguir trabajando para ayudar a mujeres maltratadas?

AB: Cada vez que una mujer a la que hemos ayudado nos llama para contarnos lo bien que está y cómo ella apoya a otras desde su pueblo o desde su propia casa, y eso la ayuda a sanarse, nos llena el alma y nos vigoriza para seguir trabajando. En especial, me impactó cuando una mujer me contactó para pedirme ayuda para su prima y resulta que esta era la novia de mi exmarido. En ese momento se me paralizó la respiración y comprendí que, hasta yo, que sé lo cruel que puede llegar a ser ese hombre que me maltrataba, hasta yo había olvidado que había una mujer en mi lugar. Desde entonces comprometí mi vida, hasta mi último aliento, en ser la voz de las mujeres que no pueden hablar sometidas por los maltratadores y en crear una Red Mundial de Mujeres Supervivientes que nos empodera como agentes de cambio social.

La mitad de los españoles (50,3%) afirma que la pandemia les ha hecho más solidarios con la sociedad en general1, ¿crees que la COVID19 ha generado un ambiente más favorable para las donaciones? ¿Cómo os ha afectado la pandemia?

AB: En el momento del confinamiento sí que sentí la cercanía de la gente y las peticiones de ayuda que hicimos nos las respondieron y pudimos atender la demanda de mujeres sin recursos que nos pedían ayuda, que se multiplicó por cuatro. Estoy muy agradecida por esa respuesta, en vez de ir a ERTE pudimos contratar a más personal y ayudar a una media de 400 mujeres cada mes que estaban confinadas con los maltratadores o supervivientes que no tenían medios para salir adelante. Pasado el confinamiento, percibo que ha descendido ese espíritu solidario, porque además la crisis económica está afectando a mucha gente y a muchas empresas que antes solían colaborar. Gracias a la funcionalidad “Give at Checkout” de PayPal, conseguimos que se contribuya a nuestra causa al menos con 1 euro. Las microdonaciones están al alcance de la mayoría de los bolsillos. Es una demostración de que cuando se facilitan las donaciones, la gente responde positivamente.

Justo os estrenáis con PayPal y “Give at Checkout”2. ¿Por qué habéis decidido inscribiros a la nueva funcionalidad de PayPal?

AB: Porque PayPal es un medio de pago que ya usamos en la Fundación Ana Bella y es una empresa internacional cuyo impacto llega a muchas mujeres de todo el mundo. Además de ser una forma fácil de aceptar donaciones, es un medio de pago utilizado mundialmente, por lo que logramos impactar a mujeres que necesitan apoyo y que nunca se habrían planteado pedirnos ayuda. Al ver Fundación Ana Bella en sus transacciones día tras día, conseguimos que aquellas que están siendo maltratadas finalmente nos contacten para pedir ayuda, y también nos está pasando que las personas que donan son familiares de las víctimas, no saben cómo actuar y nos llaman para que las apoyemos. Estamos muy agradecidas de que PayPal nos escogiera para ser parte de esta iniciativa que acelera los cambios sociales implicando a sus usuarios y usuarias como mecenas filantrópicos a un solo click.

¿Cómo valoras esta opción de microdonación? ¿Cuál es la principal ventaja o beneficio que os ofrece la funcionalidad Give At Checkout de PayPal?

AB: Sobre todo facilitar que un número mayor de personas se conviertan en agentes de cambio frente a la violencia de género con sus microdonaciones. Cada euro para nosotras cuenta. Comenzamos la Fundación Ana Bella vendiendo pendientes a 0,50 céntimos y con microdonaciones hemos ayudado ya a más de 42.000 mujeres.

¿A qué destináis las donaciones recaudadas?

AB: Los donativos que recibimos a través de “Give at Checkout” de PayPal los destinamos a nuestro Programa Amiga. Ayudamos a las mujeres supervivientes que quedan fuera de las ayudas oficiales – ya sea porque no se atreven a denunciar o porque los 426 euros de subsidio no son suficientes para salir adelante al abandonar las casas de acogida – hasta que encuentran un trabajo. En muchas ocasiones, la Fundación Ana Bella somos sus únicas amigas a las que pedir 30 euros o 50 euros para salir del paso. Necesitamos 350 euros de media por mujer que ayudamos a comenzar una vida feliz.

La digitalización ha abierto nuevas oportunidades que pueden ayudar a mejorar el impacto y la eficiencia de las acciones del tercer sector. ¿Cómo se ha transformado digitalmente la Fundación Ana Bella para adaptarse al nuevo entorno digital?

AB: Desde la Fundación Ana Bella siempre hemos buscado la forma de acceder a las víctimas invisibles para ayudarlas a romper el silencio. Nos hacemos pasar por vendedoras de compañías de seguro o telefonía para llamarlas sin que el maltratador se entere. Primero usábamos el teléfono, luego Skype, después vídeo llamadas de WhatsApp y ahora Zoom para ofrecer terapia a mujeres que, de otra forma, no podrían acceder a ella por el control al que las someten los maltratadores. Nuestras formaciones también las hemos adaptado al formato e-learning. Gracias a soluciones como “Give at Checkout” de PayPal, conseguimos llegar a más donantes, que a su vez nos llaman para pedir ayuda para mujeres que conocen que están siendo maltratadas y no saben cómo apoyarlas. Como Facebook es la red social más usada del mundo, creamos una red segura de apoyo con 27.000 miembros actuando en 82 países, con más de 5.000 interacciones de ayuda diarias. Únete a Nuestra Red de Mujeres: https://www.facebook.com/groups/RedDeMujeres/

*Todos los datos han sido proporcionados por la Fundación Ana Bella para la Ayuda a Mujeres Maltratadas.

 

Encuesta sobre relaciones sociales y afectivas en tiempos de COVID-19 realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) a adultos españoles en mayo-junio de 2021.
2 “Give At Checkout” permite a los usuarios hacer microdonaciones a ONGs al comprar online con PayPal. Más información aquí: URL Nota de prensa.

¿Buscas artículos antiguos de PayPal? Haz clic aquí para buscar en PayPal Stories.

 

Mantente al día

Regístrate para recibir novedades en tu correo electrónico

Suscríbete